NO ES SANO ESPERAR SIEMPRE LA CATASTROFE Y HABER PERDIDO LA CAPACIDAD DE DISFRUTAR EL MOMENTO. EL SUFRIMIENTO NO DEBERIA SER UN ALIMENTO DIARIO, PERO ASI ES LA VIDA. ACA SE CONVIVE CON EL Y SIN QUERER SE LES HACE UN LUGAR A LOS MALOS PRESAGIOS...

LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON.

martes, 2 de diciembre de 2008

Av. Independencia al 3300. Barrio de Boedo. Allá por el año 64, la cigueña se equivocó y me trajo al mundo, a ésta dirección. Era la casa de mi abuelita, donde vivi mis primeros 14 años de vida. Típico llotivenco, casa forma de chorizo, tipo la vecindad del Chavo. Allí di mis primeros pasos, patée mi primer pelota y crecí con el amor de mis viejos y mi abuela Angelita.

La casa era linda, muy linda. Entrabas y había un pasillito, dos escalones de mármol bien cojudos. Una sala de estar para visitas con un par de sillones y una mesita ratona y ahí nomás, a la izquierda, estaba la habitación de Doña Dominga. Una viejita piola, que mataba el tiempo que le quedaba de vida tomando mate con mi vieja. Seguías, y había otro pasillo, más largo, de unos 10 metros de largo. A la izquierda, otra habitación, de una familia de la cual no recuerdo el apellido. Si me acuerdo que el tipo tenía un taxi Siam Di Tella. En frente del pasillo, dos cocinas. Una de Doña Dominga y la otra de la familia sin nombre. Más allá del mismo pasillo, otra habitación, donde vivía una mina sola. Y enfrente su cocina. De ésta no solo no recuerdo el nombre, sino tampoco su cara ni su aspecto. Debía ser una mala onda para un guacho que se pasaba todo el día rompiendo los huevos con la pelota. Finalizado el pasillo, éste hacía un codo, que desembocaba en otro pasillo mas chico, techado, el cual daba a un patio muy grande, imponente, en donde a sus costados había mas habitaciones, cocinas y los dos unicos baños de toda la propiedad. La primer habitación de la izquierda, era la de la familia Leon. El hombre tenia una casa de reparación de electrodomésticos, la madre ama de casa y dos hijos Tony y Meli, los cuales eran mucho más grandes que yo y por ende, no me servían para jugar. La habitación siguiente era la de los Mazzitelli, una pareja sin hijos. Pegado a ellos, el primer baño, el único de los dos que tenía bañadera y ducha, obvio. Asi que imaginate, un sabado a las siete de la tarde, la cola era similiar a las que se hacen para sacar entradas para los Stones. A eso seguía, pegada, la cocina de los León. Enfrente dos piletones inmensos para lavar la ropa (lavarropa automáticos? andàaaaaaa!!!!!!) y la cocina de los Mazzitelli. Volviendo al lado izquierdo, otro baño más chico, sin ducha y al toque una escalera caracol, que daba a la habitación de dos hermanitas. De ellas, recuerdo que una hacía de niñera de mi hermanito, cuando mi abuelita comenzó a penar con su enfermedad. Y luego, si, una especie de tranquerita de madera, otra habitación, siempre del lado izquierdo, en donde dormíamos mis padres y yo. En frente, nuestra cocina, a su izquierda una reja de dos de alto por cuatro de ancho (la cuál yo usaba obviamente como arco de fútbol) y otro patio. Con plantas cuidadas con esmero por mi santa madre, una parrilla hecha por mi viejo, la cual humeaba indefectiblemente todos los fines de semana. Y la última habitación, la más grande y la más linda, en donde vivía mi abuelita.

Allí crecí, jugando a la pelota y escuchando en mi Winco los discos de colores de Musica en Libertad y Alta Tensión.

Era un chico feliz, muy feliz, en una casa habitada por mucha gente para mi gusto, pero un lugar hermoso. Daría años de mi vida, para volver el tiempo atrás y pasar un par de días con mis viejos más jóvenes, mi hermanito y sobre todo con mi abuelita.

Saben? en mi parrilla, tengo amurada una baldosa del patio de esa casa. La rescató mi primo antes que la demolieran. Cada vez que la veo, me agarra una nostalgia...

También hubiese dado lo que no tengo, para que Clau y mis hijos hubiésen podido conocer esa casa, ese patio.

Y a que carajo viene todo esto? Pasa que anoche me fui a dormir más temprano que lo de costumbre. Once menos cuarto de la noche, y después de ser maltratado por la mujer que amo, y de mandarle un txt sin respuesta. Y me desperté sobresaltado doce y cuarto de la noche, triste por lo ocurrido casi dos horas antes, pero con un cosquilleo en el alma. Había soñado que volvía de trabajar, tarde como siempre, y encontraba en el patio de esa hermosa casa, a mi hija, Maru, andando a caballo (?). Y mi vieja, que desde dentro de su habitación (al igual que en la actualidad) me pregunta " ... nene, comiste?..." Y mi viejo que también me dice "... preguntale a Maru si va a festejar su cumpleaños..." (raro, ésto lo soñé anoche y mi hija cumple el 28 de setiembre) a lo que ella contesta "...no se? creo que si..." Y ahí nomás, me fui a dormir a la piecita del fondo. Cuando abrí la puerta, vi que mi abuelita no estaba y me desperté sobresaltado.

Ese fue todo el sueño. Cortito, pero lo suficientemente claro como para hacerme sentir bien por un rato, en un momento en el que vengo de culo con la vida.

Por favor, si alguien sabe el significado de éste sueño y me lo puede explicar, le estaré muy agradecido. Besos.com

2 aplaudieron:

la insurrecta dijo...

obvio que no se el significado de tu sueño...lo que si se es que debes extrañar mucho la sensacion de familia ,de mucha gente, de mucho ruido...aunque al rato te canses de todo eso..y bueno amigo el hombre no es`´a hecho para estar solo..(la mujer si se las arregla....)y como siempre te digo..podras marearte y mandarte mil cagadas..pero al final de la esquina el unico lugar seguro es al lado de tu familia..ojalá se termine todo este lío que me tiene tan mal..
te quiero mucho y un abrazote de los de oso!!!
ahhhhh yo tambien vivi en una casa chorizo sin salsa criolla..pero con un olorcito a distintos gustos...que ganas deque vuelvan esos tiempos!!!

dani the fish dijo...

Te quedaste dormido mirando "volver al futuro"? que flash, loco...